Miopía, hipermetropía y astigmatismo todo lo que necesitas saber

Miopía, hipermetropía y astigmatismo: todo lo que necesitas saber

¿Te cuesta ver de lejos? ¿Los objetos cercanos se te ven borrosos? Si experimentas estas dificultades visuales, es posible que tengas uno de los errores refractivos más comunes: miopía, hipermetropía o astigmatismo.

¿Qué son?

Estos defectos refractivos afectan la forma en que la luz se enfoca en la retina, la capa sensible a la luz en la parte posterior del ojo.

1. Miopía:

  • Visión borrosa de lejos. Los rayos de luz se enfocan delante de la retina, en lugar de sobre ella.
  • Causas: Ojos más largos de lo normal o una córnea demasiado curvada.
  • Ejemplos: No poder ver el número de autobús que se aproxima o las señales de tráfico lejanas.
  • Corrección: Gafas o lentes de contacto con lentes divergentes, o cirugía refractiva (LASIK, PRK).

2. Hipermetropía:

  • Visión borrosa de cerca. Los rayos de luz se enfocan detrás de la retina.
  • Causas: Ojos más cortos de lo normal o una córnea poco curvada.
  • Ejemplos: Dificultad para leer o enfocar objetos cercanos como el teléfono móvil.
  • Corrección: Gafas o lentes de contacto con lentes convergentes, o cirugía refractiva.

3. Astigmatismo:

  • Visión borrosa a cualquier distancia. La córnea o el cristalino tienen una forma irregular, como un balón de fútbol americano.
  • Causas: Defecto en la forma de la córnea o el cristalino.
  • Ejemplos: Visión distorsionada de objetos a cualquier distancia, halos alrededor de las luces.
  • Corrección: Gafas o lentes de contacto con lentes tóricas, o cirugía refractiva.

¿Cómo saber si tengo alguno de estos defectos?

Un examen ocular completo con un oftalmólogo o un optometrista puede determinar si tienes miopía, hipermetropía o astigmatismo. El examen incluye:

  • Prueba de agudeza visual: Medición de la capacidad para ver objetos a diferentes distancias.
  • Refracción: Medición del poder de enfoque del ojo.
  • Examen de la retina: Observación de la parte posterior del ojo para detectar posibles daños.

¿Se pueden prevenir?

No existe una forma segura de prevenir estos defectos refractivos. Sin embargo, la detección temprana y el tratamiento adecuado pueden ayudar a proteger la salud visual y mejorar la calidad de vida.

Consejos para cuidar tu vista:

  • Realízate exámenes oculares regulares.
  • Utiliza la protección adecuada para los ojos al sol y al practicar deportes.
  • Toma descansos frecuentes al trabajar frente a pantallas.
  • Mantén una dieta saludable y equilibrada.

Recuerda:

La miopía, la hipermetropía y el astigmatismo son condiciones comunes que pueden afectar tu visión. La detección temprana y el tratamiento adecuado son claves para proteger tu salud visual y disfrutar de una buena calidad de vida.