Cuidados esenciales para el uso de tus lentes de contacto: Guía completa

Cuidados esenciales para el uso de tus lentes de contacto: Guía completa

Introducción:

Los lentes de contacto son una excelente alternativa a las gafas para corregir la visión. Sin embargo, para disfrutar de sus beneficios y mantener una buena salud ocular, es fundamental seguir una serie de cuidados básicos. Esta guía completa te proporcionará información detallada sobre cómo cuidar tus lentes de contacto en cada etapa de su uso.

Higiene:

Lavado de manos: Antes de manipular los lentes, lávate las manos con agua y jabón neutro durante al menos 20 segundos. Asegúrate de limpiar bien las palmas, el dorso y las uñas. Seca tus manos con una toalla sin pelusas para evitar la transferencia de bacterias.

Limpieza y desinfección:

  • Retira los lentes de contacto de tus ojos.
  • Coloca una gota de la solución de limpieza en cada lente.
  • Frótalos suavemente con la yema del dedo durante 20 segundos, prestando especial atención a los bordes.
  • Enjuaga bien ambos lados de los lentes con la solución.
  • Coloca los lentes limpios en el estuche con solución fresca.
  • Cierra bien el estuche y asegúrate de que los lentes estén completamente sumergidos en la solución.

Estuche:

  • Lava el estuche con agua tibia y jabón neutro después de cada uso.
  • Enjuágalo bien con agua limpia y déjalo secar al aire libre.
  • No uses toallas para secarlo, ya que podrían dejar pelusas que dañen los lentes.
  • Reemplaza el estuche cada 3 meses, o antes si se ve desgastado o dañado.

Agua:

Nunca uses agua del grifo, agua embotellada o saliva para limpiar o almacenar tus lentes de contacto. Estas pueden contener bacterias y otros microorganismos que pueden causar infecciones oculares graves.

Uso:

Tiempo de uso:

  • Respeta el tiempo de uso recomendado por tu oftalmólogo. Este tiempo puede variar según el tipo de lentes que uses.
  • No uses los lentes por más tiempo del indicado, incluso si no sientes molestias. Esto puede aumentar el riesgo de infecciones.

Dormir:

  • No duermas con los lentes de contacto, a menos que sean específicos para uso prolongado y tengas la autorización de tu oftalmólogo. Dormir con los lentes puede disminuir la cantidad de oxígeno que llega a tus ojos y aumentar el riesgo de complicaciones.

Maquillaje:

  • Aplica el maquillaje después de colocarte los lentes de contacto y retírelo antes de quitárselos. Esto ayudará a evitar que el maquillaje se adhiera a los lentes y cause irritación.

Deportes:

  • Use gafas protectoras cuando practique deportes o actividades de riesgo. Esto ayudará a proteger tus ojos de golpes y otros accidentes que puedan dañar tus lentes.

Precauciones:

Ojos irritados:

  • Si experimentas enrojecimiento, irritación, picazón, dolor o secreción ocular, retire los lentes de contacto inmediatamente.
  • Consulta a tu oftalmólogo para que determine la causa del problema y te dé el tratamiento adecuado.

Infecciones:

  • No uses lentes de contacto si tienes una infección ocular.
  • Las infecciones oculares pueden ser graves y dañar tu visión de forma permanente.

Control médico:

  • Visita a tu oftalmólogo regularmente para revisar tus ojos y el estado de tus lentes.
  • La frecuencia de las visitas dependerá de tu historial médico y del tipo de lentes que uses.

Recomendaciones adicionales:

  • Mantenga sus lentes en un lugar fresco y seco.
  • No comparta sus lentes con otras personas.
  • Use lágrimas artificiales si sus ojos se sienten secos.
  • Lleve consigo un estuche de repuesto y solución de limpieza.

Consejos adicionales:

  • Mantenga las uñas cortas y limpias para evitar rayar los lentes.
  • Evite el contacto con agua en piscinas, jacuzzis y agua de mar mientras usas tus lentes.
  • Usa lentes de sol con protección UV cuando estés al aire libre, incluso si tienes lentes de contacto con protección UV.
  • No uses colirios sin consultar a tu oftalmólogo.

Recuerda: El uso adecuado de lentes de contacto es fundamental para mantener la salud ocular. Si tienes dudas o experimentas algún problema, consulta a tu oftalmólogo.